viernes, 26 de diciembre de 2014

Siete automandamientos con que suelo pararme frente a la narrativa

Colaborador: José Luis Flores
Categoría: Cartografía
Aviso legal: publicado originalmente en la página de facebook del autor.

a). La narración debe estar siempre conectada a un tema instintivo, primario, urgente. 
Circular la esfera más cercana al sol. Si se aleja, debes embellecer más la prosa, jugar 
con la idea y darle vida. Entre más lejos del núcleo ardiente, más recursos literarios 
debes usar para no tener una novela muerta. 

b). La prosa no es solamente un medio de contar algo. Cada palabra es un color, un 
aroma y un sabor. Lee poesía, pídele que su lenguaje te de una mano. 

c). El lenguaje constituye realidad, crear, traer una historia de ficción no es lo mismo que 
mentir. Cuentas una verdad que dura las mismas páginas de tu texto. 

d). Ser profundamente realista es una forma de mentira, porque es negarse la demencia, 
las jaquecas, dolos dolores de muelas. La realidad tiene varices, apriétalas hasta que 
circule la sangre.

e). La historia debe existir antes de que comiences a contarla. Puede cambiar, puede 
mutar al punto de ser algo diametralmente distinto. Escoger tu historia, la voz del 
narrador, el tono del lenguaje. Es como escoger la escala que usaremos en una canción. 
El Mago del Desierto es una novela en Do mayor, la delirante está en Mi y Las Bestias es 
La menor. 

f). Diálogos cortos, solo los necesarios para dar movimiento a la historia o mostrarme 
como son los personajes. Nada más. Ve y lee teatro.

g). Estudia y pásalo bien, no es necesario ir a la universidad. Estudia, por ejemplo, la vida 
en la corte de Kublai Khan, estudia la vida de sus viajeros, de sus traficantes. Lee sobre 
viajes, especialmente si sabes que el autor no ha viajado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntase libre de opinar, sugerir y criticar. Sólo pedimos no usar groserías y evitar faltas ortográficas.