martes, 9 de octubre de 2012

Noticia de último minuto

Autor: Jorge Araya
Categoría: Azul Eléctrico

Grupo paramilitar chileno dinamita a la banda de música Pop local Los Prisioneros


Santiago (Reuters). Un artefacto explosivo detonó bajo el escenario de la mítica Quinta Vergara, acabando con la vida de la cuestionada banda de pop chileno Los Prisioneros, en la apertura de la primera noche de la vigésimo octava versión del Festival de la Canción de Viña del Mar. Según un llamado telefónico recibido hace poco más de media hora en nuestras oficinas, se trataría de un atentado terrorista que se adjudicó el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, en contra de la agresiva campaña del trío de jóvenes músicos de Las Condes en contra de los movimientos de izquierda en Chile.

La historia de esta banda se remonta a 1979, cuando los tres jóvenes estaban cursando primero medio en el Santiago College, en la comuna de Providencia. Allí se dieron cuenta, según sus palabras, del “cautiverio que vivieron nuestros padres por culpa de la dictadura totalitarista marxista leninista de la cual nos liberó el levantamiento militar”, lo que los llevó a formar un grupo de música pop que reflejara la alegría de la juventud bien de Chile, usando el nombre del sentimiento que generó en sus padres la dictadura socialista de Allende. Sus progenitores, agradecidos con el homenaje de sus valerosos hijos, importaron los mejores instrumentos que se podían conseguir en Estados Unidos para dar vida al movimiento musical que los muchachos estaban llamados a liderar desde ese momento.

En 1984 los jóvenes sacaron su primer larga duración titulado “La voz de los ochenta”, álbum destinado a destacar los logros del gobierno del General Pinochet y la Junta de Gobierno, y a contrarrestar en algo las voces de disidentes subversivos como Miguel Piñera y Los Huasos Quincheros, quienes hasta hoy usan la música como una herramienta de la lucha de clases en contra de los logros del gobierno militar. El álbum fue alabado por el gobierno, y sus temas fueron usados como sinceros himnos de la verdadera juventud patriótica de Chile de los años ochenta.

En 1986, justo para el 11 de septiembre, Los Prisioneros sacaron su segundo y último álbum, “Pateando piedras”, cuyo título alude a “patear fuera de las grandes avenidas las piedras que los comunistas marxistas leninistas lanzan desvergonzadamente contra los logros del gobierno militar”. Este fue su álbum más polémico, en especial por la canción “Estar sola”, donde festinan acerca de las viudas de terroristas muertos en operativos policiales. Es justamente esta canción la que llevó al grupo subversivo Frente Patriótico Manuel Rodríguez a amenazarlos de muerte, cosa que fue desestimada por los valientes y heroicos jóvenes, hoy convertidos en mártires de la Patria.

El atentado que acabó con sus vidas se dio en el contexto de su contrato para abrir el Festival de la Canción de Viña del Mar, que les serviría de plataforma para internacionalizar su carrera, pues luego iniciarían una gira por Argentina y Paraguay. Sus restos serán velados en el Edificio Diego Portales, y la Junta de Gobierno decretó duelo nacional por tres días.       

4 comentarios:

  1. no creo que sea real esta historia, los integrantes aun siguen vivos y el festibal de viña del mar es en febrero

    ResponderEliminar
  2. "el álbum fue alabado por el gobierno, y sus temas fueron usados como sinceros himnos de la verdadera juventud patriótica" y yo que pensé que ya era mucho que el gobierno militar usara como himno la canción "LIBRE" de Nino Bravo. Aunque. Ahora, que lo pienso, no es tan descabellada esta ucronia, recordemos que existió en los cuarenta un Jorge González nazi (si, el señor Von Marees). Y me imagino que en esta ucronia la canción "lo estamos pasando muy bien" no tenía nada de sarcástica...

    ResponderEliminar

Siéntase libre de opinar, sugerir y criticar. Sólo pedimos no usar groserías y evitar faltas ortográficas.